Ver búsqueda de navegación

Navegación

Buscar

Presentación de la obra que recoge la proclamación del Doctorado de san Juan de Ávila Doctor de la Iglesia universal

Juan de ÁvilaProclamación de San Juan de Ávila Doctor de la Iglesia Universal. EDICE, Madrid 2015. 373 pp.

Recogemos las palabras de Mª Encarnación González, Postuladora, en la introducción de la obra:

Estas páginas, a la vez que procuran recoger con rigurosa elaboración histórica el proceso de la declaración de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal, no pueden no estar impregnadas de la emotividad que conllevó su preparación y el acto mismo, así como la inmediatamente posterior entrevista con el Papa Benedicto XVI y las celebraciones que siguieron y que continúan sucediéndose.

Aunque no son pocos los artículos, conferencias, ruedas de prensa y otros medios en los que se ha explicado tan singular acontecimiento, este libro tiene la novedad -y la peculiaridad- de reunir la principal documentación escrita y gráfica del mismo, de modo que, mediante el texto y la fotografía, quede constancia lo más fiel y precisa posible de tan relevante evento y constituya una fuente de primer orden para quienes deeen conocer de primera mano lo acaecido.

Hemos considerado oportuno que esta publicación contenga una estudiada selección de la iconografía del nuevo Doctor. Esto se ha conseguido, en parte, introduciendo cada capítulo con uno de los emblemáticos grabados que transmitieron desde el comienzo su figura con frecuencia acompañando la edición de sus obras, o con alguna pintura relevante. Otras representaciones iconográficas ilustran el contenido de los capítulos. En todo caso, la presencia de la efigie del Santo Maestro es una constante en las páginas del libro.

Teníamos que comenzar situando a Juan de Ávila en la reducida lista de Doctores con que hoy cuenta la Iglesia. Los presentamos en el orden en que les fue otorgado este título, precisando el momento en que se le confirió a cada uno y los requisitos exigidos para ello. Todos cuentan con su icono y con una breve biografía de similar extensión, y se ha distinguido gráficamente a los cuatro españoles.

El segundo capítulo está dedicado a la persona y a la obra del Santo Maestro: su cualificada acción apostólica, sus elocuentes escritos, su testimonio evangélico en vida y después de su muerte; su influencia a lo largo de los sigos y su relevancia actual. Recorremos también el prolongado proceso histórico de su Causa de de Canonización y, sobre todo, el conducente a la obtencióndel título de Doctor de la Iglesia universal.

Habiendo se actualizado recientemente los requisitos que deben cumplir los candidatos al título de Doctor, y habiéndolo obtenido el Maestro Juan de Ávila según la nueva normativa, era obligadoo detenernos en ella. El tercer capítulo explica, pues, qué entiende hoy la Iglesia por eminens doctrina, es decir, la excelencia en enseñanza y en testimonio de vida que debe cualificar a los Doctores de la Iglesia.

Reconocida la eminens doctrina del Santo Maestro por la Congregación de la Doctrina de la Fe, comenzaron en la de las Causas de los Santos los trámites conducentes a la obtención del Doctorado, que detallamos en el capítulo cuarto. En él dejamos constancia del proceso de elaboración de la Positio (Ponencia) y de la valoración unánimemente positiva por el Congreso peculiar de Consultores Teólogos y la Sesión Plenaria de los Cardenales y Obispos miembros de la Congregación.

Especialmente cuidado ha sido el capítulo central, el quinto, dedicado a la solemne proclamación de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal, por el papa Benedicto XVI, al comienzo de la Misa inaugural de la XIII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre "La nueva evangelización" en la mañana del domingo 7 de octubre de 2012. Solemne y emotivo acto, que estuvo precedido la tarde anterior por el canto de Vísperas en la Basílica de Santa María la Mayor de Roma, y seguido, el día después de una concurrida Eucaristía de Acciónde Gracias en la Basílica de San Pedro del Vaticano. De todo ello ofrecemos abundante documentación gráfica, además de los textos correspondientes a cada uno de los actos.

Los capítulos siguientes están destinados a la repercusión del Doctorado de San Juan de Ávila en diversos ámbitos y con distintas modalidades. El sexto recoge la voz de los obispos que, en sus diócesis, han acompañado el feliz evento, sobre todo con cartas pastorales recordando la biografía, los escritos, la acción apostólica y la espiritualidad del Santo Maestro, y animando a los fieles a peregrinar a Roma para participar en los actos. Ha sido necesario seleccionarlas privilegiado, aunque no exclusivamente, los lugares más vinculados con el nuevo Doctor.

Mayor selección ha habido que hacer en el capítulo siguiente, que ofrece a título de muestra, alguans de las muy variadas acciones que, en ámbito local o nacional, acompañaron o siguieron a la proclamación del Doctorado. Misa de Acción de Gracias, Años Jubilares, Jornadas de estudios o de oración, Actos académicos, presentaciones de libros, actividades escolares, rutas avilistas, exposiciones, certámenes, creaciones artísticas y literarias... y cuanto la creatividad ha sido capaz de suscitar proporcionan un rico y variado abanico de homenajes al nuevo Doctor.

Hemos considerado oportuno dedicar un capítulo, el octavo, a una apretada síntesis de la exposición "Juan de Ávila. El Maestro y su tiempo", que pudimos ver en el Ayuntamiento de Baeza en mayo-junio de 2013, acompañada de la serie de conferencias "Los jueves de Juan de Ávila. Jornadas internacionales", que en 2015 ha visto su segunda edición y que proyecta continuarse con ritmo bianual. Con esto el libro reocge interesantísima documentación sobre la vida y la obra del Maestro Ávila, en particular sobre la Universidad de Baeza fundada por él, y noticia de las investigaciones y estudios que destacados especialisatas están llevando a cabo sobre tan señera figura.

En el capítulo dedicado a los libros, el noveno, la primera parte contiene fotografía de las portadas de varias de las publicacioens que han visto la luz en el entorno de la proclamación del Doctorado. Nos ha parecido útil recordar en una segunda parte los repertorios bibliográficos y las ediciones generales de las obras de San Juan de Ávila y, finalmente, ofrecemos un elenco de la producción bibliográfica sobre él desde el año 2000, V Centenario de su nacimiento, hasta la actualidad.

Concluimos el libro -capítulo 10- reproduciendo, a modo de apretada síntesis, un pequeño periódico elaborado en septiembre de 2012 por la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Española y la Postulación de la Causa. Entonces vió la luz sólo en versi´n digital y, como, además de otras informaciones contine un resumen de la vida y las obras del Santo Maestro, alude a los santos con quienes más se relacionó, reproduce su principal iconografía y señala sobre el mapa de España los principales lugares avilistas, nos ha parecido oportuno cerrar con él las páginas de esta publicación.

No cabe duda de que todavía es más lo que queda por decir sobre tan significativo evento. Segurametne otras publicaciones contienen, o suplirán, lo que en esta no consta. Pero nos cabe la alegría de haber sistematizado y de ofrecer ordenadamente unos valiosos y variados materiales que documentan en lo posible tanta vida, tanto entusiasmo y tanto fervor como afloraron en ámbitos muy diversos en torno a la proclamación de San Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal.